GALERIA

LA ESCUELA/

PROYECTOS

CATEDRA

La Galería La Escuela del programa de Artes Plásticas de la Universidad del Atlántico, ha planteado un ciclo de exposiciones llamado Cátedra, donde los docentes que estamos vinculados a ella tengamos la oportunidad de presentar algún proyecto creativo que estemos desarrollando fuera de las aulas de clases. He tenido el privilegio de ser invitado para realizar la primera muestra con una propuesta que conjuga mis impresiones de lo que considero es ser un agente cultural activo que habita en el Caribe.

 

Por su desparpajo, esta región me ha incitado a realizar obras con la valiosa colaboración de otras personas, asunto que antaño era impensable para el desarrollo de mis proyectos. Por otro lado, desprenderme del control absoluto de los procesos creativos y sus resultados proyectados, me han permitido apreciar la belleza en la imperfección, en la sencillez, y en aceptar y aprender como esa colaboración me libera de ataduras propias de mis caprichos ególatras. La riqueza cultural que aún palpita indómita en el Caribe y que compartimos en nuestra vida cotidiana, se ha encontrado paulatinamente adulterada por los agentes económicos que monopolizan y mercadean con nuestra creatividad, sometiéndola a una serie de regulaciones que desvanecen su espontaneidad y su capacidad de resaltar los valores culturales propios de estas comunidades.

 

Abandonada a su suerte, la cultura se vende al mejor postor para que le permita sobrellevar con cierta dignidad los embates de los artilugios y artimañas que se importan a diario en los grandes navíos que surcan el río Magdalena y por los diversos paquetes trasmitidos a través de los medios de comunicación. Claro está, existen sus excepciones. En esta región donde sus tejidos sociales son frágiles debido a la ínfima protección del gobierno que perjudica la alimentación, la educación, la salud, el trasporte, la pensión, también se le suma el depredador mercado del consumo, que no saciado con devorar la materia prima, viene a despellejar nuestros recursos inmateriales como lo es la cultura, que procesa hasta convertirla en una baratija que sirve de entretenimiento momentáneo al turismo pasajero y peor aún, engendra más violencia.

 

Agradezco a todas aquellas personas que directa o indirectamente han aportado a este experimento, principalmente a Emma (quien representa al empresariado privado que  transforma, desde el bar,  la cultura en espectáculo, a Samuél (quien es el artista orgánico, indomable que rechaza los preceptos del mercado en la cultura.), a Rubén (que representa al gobierno en cabeza del poder ejecutivo que exprime voraz la cultura y entrega su elixir al empresariado (Emma)), a Clara (la Musa, desatendida por los artista a quien antaño inspiraba, se sincroniza con su época alentando a los presentes con burbujas efímeras de “likes”), Franco (el artista emergente que se balancea entre la creatividad y el mercado para sobrevivir), Antonio, el estatua viva, que representa al artista que únicamente trabaja con dinero y por dinero), el curador (con cuerpo de guillotína, toma la desición de decidír cuales artísas sí y cuales no serán ofertados en el juego del mercado) y yo que represento al sector privado, aquellos buitres que negocian tu identidad cultural quedándose con el original y devolviéndote a cambio una copia de esta. La segunda sala presenta la reproducción de cuatro obras realizadas por artístas contemporaneos cuya factura y valor comercial delata el espíritu absurdo y despilfarrador de nuestro tiempo. Esperamos de alguna manera que este evento contribuya a que volvamos a mirar con más ganas y curiosidad nuestra cultura popular y que refuerce el afecto, orgullo y compromiso con nuestra identidad.

 

 

Fernando García Vásquez

2018

LE FALTA CALLE

“Le falta calle”, es una propuesta que busca articular procesos que se dan de manera aislada en la actualidad en el circuito del arte de Barranquilla. Estableciendo un diálogo entre espacios autogestionados (específicamente con intervenciones en espacio público- murales y graffitis-) y procesos legitimados por la institución (galerías, museo, academia, etc.). se realizará una intervención en la Galería la Escuela a cargo de 6 artistas (graffiteros, streetartist, y estudiantes de artes plásticas de la facultad), cada una de estas intervenciones serán pensadas para que el espacio expositivo clásico donde se desdoble y logre la convergencia compositiva, espacial, estética y conceptual del graffiti y el arte pensado desde la academia. 

Le Falta Calle es cuestionarnos nuestro papel como interventores del espacio publico en la ciudad, el de la escuela de artes frente a las nuevas realidades, las relaciones entre el streetart y el arte institucionalizado. Le falta calle es una mues- tra curatorial con participación de grafiteros y streetartists que provienen de difer- entes escenarios que revela la carencia de la escuela en cuanto a aterrizar a la realidad contextual del arte. 

Le falta calle encara a cada uno de los artistas, profesores de arte, Ciudadanía e instituciones; invitándolos a salir de la burbuja de intereses limitados. "Le falta calle" es una invitación desde el graffiti Y el streetart a revisar todas las dinámicas actuales sociales, políticas y culturales que se dan en la ciudad de Barranquilla. Es ver como el espacio publico empieza a interactuar en un espacio de galería, es un llamado a todos los streetartists y grafiteros a repensarnos y pensar lo que hacemos. 

Le falta Calle es Shot y su perseverancia en el graffiti barranquillero, es Matos y su reivindicación por lo popular llevando arte a los que en otras circunstancias no podrían ver arte, es Sonrie y su efecto sonríe, es kenort y sus coyongos en cada rincón inesperado de la ciudad, Le falta calle es Sweek y su resistencia al graffiti writer, es Joy intentando establecer una verdadera relación entre lo distante que se encuentra en la ciudad de Barranquilla el streetart de los escenarios galeristi- cos ,museos, salones regionales, y espacios académicos.

 

Le falta calle es el director de la Galería la Escuela, por permitir por primera vez en la ciudad de Bar- ranquilla una exposición de graffiti avalada por un brazo de la institución, es repensarse porque el graffiti (si) es arte ocasional y convenientemente. Pero aun no tiene suficiente criterio para estar en otro escenarios. 

Te falta calle. Nos falta calle. Le falta calle.

GRAN FORMATO

 

EL evento “Grabado a Gran formato” fue una propuesta plástica que integró el trabajo colectivo en el diseño, elaboración, montaje y presentación de un grabado a gran escala de 15 artistas de la ciudad de Barranquilla que se realizó en espacio público el 10 de Noviembre del 2017 dentro del festival W@nder. La técnica de grabado es una de las mas reconocidas dentro de la ciudad de barranquilla y se ha desarrollado en la Escuela de Bellas Artes desde su creación. Es importante que la ciudad reconozca y experimente la habilidad y capacidad de los artista desde primera mano reafirmando dentro del evento lo que la universidad representa para las artes en la ciudad.

El estudio de la gráfica como arte en Barranquilla se puede decir con certeza que la inicia el Maestro Pedro Peñaloza con su vinculación en 1951 en la entonces escuela de pintura de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico con la creación del taller de Grabado. Desde su fundación en el taller se imparten a los alumnos regulares y asistentes, las técnicas de xilografía, el linóleo, la punta seca, aguafuerte, aguatinta, intaglio; cabe resaltar que entre los alumnos del maestro Pedro Peñaloza se destacaron como artistas nacionales e internacionales, Delfina Bernal, Alvaro Barrios, Alvaro Medina. Actualmente el estudio de todas las túnicas de impresión se ha integrado al taller dirigido por el Maestro Samuel Buelvas. 

Grabado Gran Formato se gesta en las instalaciones del taller de grabado Pedro Peñaloza de la facultad de bellas artes, generando así un movimiento de gráfica ininterrumpida durante 7 días en la elaboración y talla de cada matriz las cuales son el producto a transportarse al espacio púbico donde por medio una aplanadora se procede a la reproducción de la matriz obteniendo las primeras pruebas de estado (P/E) en la historia del grabado en el caribe colombiano teniendo presente que la técnica de grabado es una de las más reconocidas dentro de la ciudad y se ha desarrollo en la Facultad de Bellas Artes desde sus inicios. Es importante que la ciudad reconozca, experimente la habilidad y capacidad del artista desde primera mano, reafirmando desde la realización lo que el grabado representa en espacio público. 

Ampliándose la historia del grabado en el Caribe y en Colombia, realizándose el 1 de diciembre de 2017, la primera edición de grabados a gran escala, titulándose al proyecto “GRABADO GRAN FORMATO” siendo parte del marco del “1er Festival Internacional de Arte Caribe “W@nder” 24 horas ininterrumpidas de arte en Barranquilla”. 

Dicney Ruiz.

Barranquilla  2018.